Horacio Quiroga

Toda la existencia de Horacio Quiroga está bajo el signo de la muerte: la muerte de su padre, quien, mientras el futuro escritor tiene tres meses, dispara un tiro en la cabeza sin que nadie lo sepa. en el caso de un accidente de caza o suicidio; la muerte de su suegro, diecisiete años después, que parapléjico se suicida con un disparo portando el arma con los pies, Horacio es el primero en llegar al lugar; suicidio de su primera esposa en 1915 ; finalmente muerto de su mejor amigo, Federico Ferrando, accidentalmente asesinado por el mismo Quiroga mientras manejaba una pistola.

No es de extrañar que en este contexto particular, cuentos e historias publicadas por Horacio Quiroga ser colocados bajo el signo de esta facilidad siniestra a morir mencionado Victor Hugo: se hará mención, sobre todo en los Amor Tales de la locura y la muerte, la noticia titulada «pollo sacrificado», «a la deriva», «los barcos suicidas», o, en la colección Anaconda , la historia «aman la dieta», en la que el héroe, invitado a aplicar literalmente el adagio «vivir con amor y agua dulce», muere lenta y pacíficamente por el hambre.

Viaja de Quiroja a París

Se trasladó a París en 1900, donde hay sólo tres meses cortos de dinero. Se une a Buenos Aires, decepcionado por la capital francesa. El gobierno busca promover la evangelización de la remota provincia de Misiones, Quiroga se mudó a San Ignacio , en medio de la selva, (podemos visitar su casa). Se necesita vivir su joven esposa, Ana María encerado, de 15 años. Volvió en 1916 en Buenos Aires, donde publicó sus obras más famosas: Cuentos de Amor de Locura y muerte (1916) Cuentos de la Selva (1918), El Salvaje (1918) y Anaconda (1921).

Desde la década de 1920, Quiroga ganó renombre internacional con traducciones en los Estados Unidos y Francia .

Sufriendo de cáncer de próstata, él terminó su vida en un hospital en Buenos Aires, tragando una píldora de cianuro en 1937. Las cenizas del escritor fueron puestas en un cilindro de metal para insertarlas en una cabeza de madera Quiroga. La obra tallada por el artista ruso Stephan Erzia en una pieza de raíz de un árbol forestal, y finalmente llevada a la ciudad natal de Quiroga, Salto, Uruguay. En esta ciudad hay un museo-mausoleo en la casa de su juventud, que guarda la escultura.

Análisis de su obra

En su primer libro, Los arrecifes de coral, que consta de 18 poemas, 30 páginas de prosa poética y cuatro historias, Quiroga muestra su inmadurez y confusión de adolescente. Por otro lado, muestra un vistazo del estilo modernista y los elementos naturalistas que caracterizarían su trabajo posterior.

Sus dos novelas, Historia de un amor atribulado y el amor pasado, tratan el mismo tema que acechaba al autor en su vida personal: amores entre hombres mayores y adolescentes. En la primera novela, Quiroga dividió la acción en tres partes. En el primero, una niña de nueve años se enamora de un hombre mayor. En la segunda parte, es ocho años después, y el hombre, que había notado su afecto, comienza a cortejarla. La tercera parte es el tiempo presente de la novela, en la que han pasado diez años desde que la joven abandonó al hombre. En Pasado, la historia se repite: un hombre maduro regresa a un lugar después de años de ausencia y se enamora de una mujer joven que había amado de niño.

Conociendo la historia personal de Quiroga, las dos novelas presentan algunos componentes autobiográficos. Por ejemplo, el protagonista de History of a Trouble Love se llama Eglé (el nombre de la hija de Quiroga, con quien se casó más tarde). Además, en estas novelas hay un gran énfasis en la oposición de los padres de las niñas, rechazo que Quiroga había aceptado como parte de su vida y que siempre tuvo que enfrentar.

A los críticos nunca les gustaron sus novelas y llamaron a su única obra «un error». Consideraron que sus cuentos eran sus obras más trascendentes, y algunos les atribuyeron el estímulo de todos los cuentos latinoamericanos posteriores a él. Esto tiene sentido ya que Quiroga fue la primera persona en preocuparse por los aspectos técnicos del cuento, perfeccionando incansablemente su estilo, para lo cual siempre vuelve a los mismos temas y alcanzar casi la perfección en sus últimos trabajos.

Aunque claramente influenciado por el modernismo, poco a poco comienza a convertir la lengua uruguaya decadente a describir el entorno natural con meticulosa precisión. Pero deja en claro que la relación de la naturaleza con el hombre siempre es conflictiva. Pérdidas, lesiones, miseria, fracasos, inanición, muerte y ataques de animales plagan los personajes humanos de Quiroga. La naturaleza es hostil y casi siempre gana.

La morbosa obsesión de Quiroga con el tormento y la muerte es mucho más fácilmente aceptada por los personajes que por el lector: en la técnica narrativa que usa el autor, presenta a los jugadores acostumbrados al riesgo y al peligro, jugando con reglas claras y específicas. Saben que no deben cometer errores porque el bosque es implacable, y el fracaso a menudo significa la muerte. La naturaleza es ciega pero justa, y los ataques al granjero o pescador (un enjambre de abejas enojadas, un cocodrilo, un parásito chupasangre, etc.) son simplemente obstáculos en un juego horrible en el que el Hombre intenta arrebatar propiedades o recursos naturales (reflejando los esfuerzos de Quiroga para hacerlo en la vida), y la naturaleza se niega rotundamente a dejar ir, una lucha desigual que generalmente termina con la pérdida humana, la demencia, la muerte o simplemente la decepción.

Sensible, excitable, amor imposible, frustrado en sus empresas comerciales pero aún altamente creativo, Quiroga vadeó su vida trágica y sufrió a través de la naturaleza para construir, con los ojos de un cuidadoso observador, un trabajo narrativo que los críticos consideraban «poesía autobiográfica». Quizás es este «realismo interno» o la naturaleza «orgánica» de su escritura lo que creó el atractivo irresistible que Quiroga sigue teniendo en los lectores.



Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *